jueves, 16 de mayo de 2013

Paranthropus aethiopicus

Paranthropus aethiopicus, Arambourg y Coppens, 1968.

2,7-2,3 Ma.
Yacimientos:

  • Formación Shungura, Río Omo, Etiopía.
  • Formación Nachukui, West Turkana, Kenya.
  • Ndolanya Beds, Laetoli, Tanzania.

Holotipo.

Omo 18-1967-18. Mandíbula fragmentaria de 2,7 Ma, hallada por Camille Arambourg e Yves Coppens en el Miembro C de la Formación Shungura, Etiopía.

KNM-WT 17000. Paranthropus aethiopicus.

Paratipos.

En la Formación Nachakui, cuenca del Lomekwi, al Oeste del lago Turkana, Alan Walker y sus colaboradores del equipo de Richard Leakey encontraron en 1985 fósil más completo de esta especie, KNM-WT 17000 (Black Skull) de 2,5 Ma, que daba impresión de hiper-robusto. Sin dientes. Es el único cráneo conocido de esta especie. El color oscuro se debe a la presencia de minerales de manganeso.

  • Cráneo reestructurado para sostener un aparato masticatorio masivo, con un esqueleto facial muy ancho y gran prognatismo. Arcos cigomáticos abiertos para dejar paso a los músculos temporales. Plano subnasal llano. Transición suave entre la superficie subnasal y el fondo de la cavidad nasal, con margen inferior de la apertura nasal indistinto; inserción anterior vomeral y espina nasal anterior fusionadas dentro de la cavidad nasal; paladar espeso verticalmente; superficie facial del cigomático inclinada hacia delante, lo que deja la región nasal en un hueco facial central; calvario bajo; escama frontal con el trígono frontal delimitado por unas fuertes convergentes líneas temporales; elemento timpánico inclinado verticalmente, con cresta petrosa diferenciada; elemento petroso alineado coronalmente; dentición poscanina masiva.
  • Capacidad craneal muy baja (410 cc.)
  • Cresta sagital enorme, la más grande de todos los homínidos, para facilitar el anclaje de unos poderosos músculos temporales, resultado de la yuxtaposición de músculos temporales alargados a una caja cerebral muy pequeña, lo que puede que no sea típico de la especie.
Otros rasgos de la especie:
  • Molares enormes.
  • Mandíbula de gran tamaño.
Otros fósiles principales:
  • West Turkana
    • KNM-WT 16005 (1985, mandíbula parcial)
  • Omo (hallados entre 1902-1976).
    • Omo 44-1970-2466. Mandíbula.
    • Omo 57-4-1968-41. Mandíbula.
    • Omo 860-2 Mandíbula.
    • Omo L55-s-33. Mandíbula.
    • Omo L338-y-6. Cráneo.
    • Omo; 20 dientes poscaninos inferiores, algunos en las mandíbulas señaladas.
  • Ndolanya Beds, Laetoli.
    • EP 1500/01. Maxilar sin dientes.

Lista completa de hallazgos craneodentales (Bernard Wood y Paul Constantino, 2007).

Omo F22-1a. 2.33–2.36 Ma. M2 mandibular derecho.
Omo F22-1b. 2.33–2.36 Ma. M3 mandibular izquierdo.
Omo L10-21. 2.36–2.40 Ma. Fragmento M3 mandibular derecho.
Omo L26-59. 2.36–2.40 Ma. M2 o M3 maxilar izquierdo.
Omo L28-58. 2.33–2.36 Ma. M2 o M1 maxilar derecho.
Omo L28-126. 2.33–2.36 Ma. Corona premoral izquierdo.
Omo L50-2. 2.40–2.52 Ma. M2 o M1 maxilar izquierdo.
Omo L51-79. 2.52–2.58 Ma. P4 mandibular derecho.
Omo L55-33. 2.58–2.75 Ma. Fragmento mandibular izquierdo.
Omo L62-17. 2.58–2.75 Ma. M2 mandibular derecho.
Omo L64-2. 2.40–2.52 Ma. P4 deciduo mandibular izquierdo.
Omo L157-35. 2.33–2.36 Ma. M2 mandibular izquierdo.
Omo L209-17. 2.33–2.36 Ma. Fragmento M2 mandibular derecho.
Omo L209-18. 2.33–2.36 Ma. Fragmento M mandibular izquierdo.
Omo L238-35. 2.33–2.36 Ma. M2 maxilar derecho.
Omo L296-1. 2.40–2.52 Ma. M3 mandibular derecho.
Omo L338X-32. 2.36–2.40 Ma. M3 maxilar izquierdo.
Omo L338X-33. 2.36–2.40 Ma. Fragmento P4 maxilar derecho.
Omo L338X-34. 2.36–2.40 Ma. M1 o M2 maxilar izquierdo.
Omo L338X-35. 2.36–2.40 Ma. P3 maxilar derecho.
Omo L338X-39. 2.36–2.40 Ma. Corona M3 mandibular izquierdo.
Omo L338X-40. 2.36–2.40 Ma. P4 mandibular izquierdo.
Omo L338y-6. 2.36–2.40 Ma. Porción parieto-occipital del cráneo.
Omo L338y-89. 2.36–2.40 Ma. Fragmento P3 maxilar izquierdo.
Omo L398-14. 2.36 Ma. dm1, dm2 o M1 mandibular derecho.
Omo L398-120. 2.36 Ma. P3 mandibular derecho.
Omo L398-264. 2.36 Ma. Fragmento M3 mandibular derecho.
Omo L398-266. 2.36 Ma. M3 mandibular derecho.
Omo L398-630. 2.36 Ma. M3 mandibular derecho.
Omo L398-847. 2.36 Ma. Fragmento M3 mandibular izquierdo.
Omo L398-1223. 2.36 Ma. Fragmento P4 mandibular derecho.
Omo L398-2608. 2.36 Ma. Fragmento M3 maxilar derecho.
Omo L420-15. 2.33–2.36 Ma. P4 mandibular izquierdo.
Omo L465-111. 2.33–2.36 Ma. Fragmento P3 mandibular izquierdo.
Omo L465-112. 2.33–2.36 Ma. Fragmento M2 mandibular izquierdo.
Omo L860-2. 2.33–2.36 Ma. Fragmento de mandíbula.
Omo 18-18. 2.58–2.75 Ma. Mandíbula sin dientes.
Omo 18-31. 2.6? Ma. P3 mandibular.
Omo 33-9. 2.36 Ma. M3 mandibular derecho.
Omo 33-62. 2.36 Ma. Fragmento premolar mandibular o M3 maxilar derecho.
Omo 33-63. 2.36 Ma. M1 maxilar derecho.
Omo 33-65. 2.36 Ma. M3 germinal mandibular izquierdo.
Omo 33-506. 2.36 Ma. P3 maxilar derecho.
Omo 33-507. 2.36 Ma. P4 mandibular derecho o M3 maxilar izquierdo.
Omo 33-508. 2.36 Ma. P4 mandibular izquierdo.
Omo 33-6172. 2.36 Ma. M3 mandibular derecho.
Omo 44-1410. 2.36–2.40 Ma. Fragmento P4 maxilar derecho.
Omo 44-2466. 2.36–2.40 Ma. Fragmento izquierdo de mandíbula.
Omo 57-41. 2.38 Ma. Mandíbula.
Omo 57-42. 2.36–2.40 Ma. M1 mandibular.
Omo 57-147. 2.36–2.40 Ma. Fragmento P4 mandibular izquierdo o M3 maxilar.
Omo 57-148. 2.36–2.40 Ma. Fragmento premolar mandibular derecho.
Omo 76r-11. 2.33–2.36 Ma. Fragmento M3 mandibular derecho.
Omo 84-100. 2.60 Ma. M3 mandibular derecho.
KNM-WT 16005. 2.36–2.46 Ma. Mandíbula parcial.
KNM-WT 17000. 2.47–2.57 Ma. Cráneo y endocasto.
EP 1500/01. 2.5–2.7 Ma. Maxilar sin dientes.

Relaciones filogenéticas

Algunas características del cráneo recuerdan a Australopithecus afarensis: Base del cráneo plana, articulación de la mandíbula baja, rostro prominente y cerebro pequeño.
Paranthropus boisei y Paranthropus robustus muestran una base del cráneo angulosa, una articulación de la mandíbula profunda, una cara plana y un cerebro algo mayor (500 a 545 cc). Estas características son compartidas por los primeros Homo. Estos parecidos se han atribuido a evolución paralela.

Actualmente se acepta en general que el linaje robusto del Este de África (aethiopicus -> boisei) procede de Australopithecus afarensis.

En la década de 1990, Randall Skelton y Henry McHenry sugirieron que Paranthropus y Homo habían heredado sus rasgos compartidos de un antepasado común, tal vez de Australopithecus africanus. En su opinión, P. aethiopicus era demasiado primitivo para ser el ancestro de Homo y las semejanzas entre ellos se debían a una evolución paralela. También se debían a evolución paralela las semejanzas con P. boisei y P. robustus, con dietas y apartados masticatorios similares. P. aetiopicus formaría una rama sin descendencia de Australopithecus y debería ser llamado Australopithecus aethiopicus.

Adam van Arsdale: KNM-WT 17000





Te puede interesar: