domingo, 14 de julio de 2013

Kenyanthropus platyops

Kenyanthropus platyops. Mapa conceptual.

Kenyanthropus platyops, Meave Leakey et al 2001

  • Holotipo: KNM WT 40000.
  • Yacimientos: Lomekwi, formación Nachukui, en los drenajes de los ríos Lomekwi y Topernawi, orilla oeste del lago Turkana, norte de Kenya.

3,6-3,25 Ma.  
En 1998-1999, Justus Erus, del equipo de Meave G. Leakey halló, en el miembro Kataboi, Lomekwi, formación Nachukui, unos restos de 3,5 Ma que fueron asignados a Kenyanthropus platyops (Platyops = cara plana).

Se diferencia de A. afarensis en
·         Posición anterior de la raíz de la apófisis del cigomático.
·         Plano transversal y sagital subnasal con proyección mínima más allá de los caninos.
·         Meato auditivo externo más pequeño.
·         El segundo molar es más pequeño que los molares de los australopitecinos.



Arriba, AL-201, Australopithecus afarensis. Abajo, KNM-WT 40000. La barra indica una escala de 1 cm. Reconstrucciones. F. Spoor et al (2010).

Hallazgos

-       KNM-WT40000. Cráneo completo y en buen estado de conservación, pero reconstruido a partir de cientos de piezas, muy desfigurado, alargado y con la cara chata y dientes pequeños. Su capacidad craneal es similar a la de los australopitecos. El cráneo presenta similitudes con los restos del lago Rodolfo (ER 1470, clasificado como Homo rudolfensis).
-       Un temporal.
-       KNM-WT 38355. Maxilar parcial, con dentición.
-       Otro maxilar parcial.
-       3 mandíbulas parciales.
-       44 Dientes aislados.
Otras dos mandíbulas, atribuidas en principio a Australopithecus afarensis fueron reasignadas, provisionalmente, al nuevo taxón.

Kenyanthropus platyops
KNM-WT 40000.  Imagen: Pavel Svejnar.

Morfología

La caja craneal se parece a la de A. africanus. El tamaño del cerebro podría estar entre 400-500 cc, dentro del rango de afarensis y africanus. Toro supraorbital poco desarrollado con ausencia de depresión posorbital. Lineas temporales separadas. Constricción posorbital moderada, parecida a la de los australopitecos, habilis y rudolfensis.
La morfología del rostro es sorprendentemente cercana a los parántropos más recientes consiguiendo el mismo resultado funcional de favorecer la masticación de los molares aunque gracias a rasgos distintos. Región malar alta, con cresta cigomáticoalveolar baja y curvada, mientras que los parántropos la tienen más alta y rectilínea. La raíz anterior del cigoma está situada encima de los premolares P3 y P4, se inserta muy abajo y presenta una ligera curvatura, asemejándose a la mayoría de los australopitecos.
Es poco prognato con el clivus nasoalveolar, las paredes verticales de la abertura nasal y los molares en el mismo plano.
Orificio nasal alto y estrecho, en contraste con africanus y robustus.
Carece de los pilares faciales anteriores que presentan africanus y parántropos.
La importancia de las funciones masticadoras se sitúa en el notable tamaño de las articulación temporal-mandibular.
Dentición:

  • Incisivos del maxilar bastante grandes, laterales con respecto a la abertura nasal. El arco formado por los incisivos es rectilíneo y está situado delante del eje que une los caninos. 
  • Canino reducido. Raíces pequeñas, como en afarensis, africanus y habilis.
  • Premolares  bastante molarizados, con tres raíces.
  • Molares de pequeño tamaño, estrechos y cubiertos de esmalte grueso. El tamaño de la corona de M1 y M2 superiores está por debajo del rango de los otros homínidos.
En definitiva, presenta un mosaico de rasgos:
-       Primitivos: Pequeño tamaño del orificio auricular, cráneo pequeño, hueso temporal, premolares y molares  con esmalte de grosor similar a los del A. afarensis.
-       Derivados: Cara plana. Piezas dentarias pequeñas. Posible adaptación específica muy localizada.

Modo de vida

Los fósiles asociados indican una mezcla de hábitats de bosque y sabana. Ecológicamente, K. platyops parece coincidir con afarensis, aunque tal vez vivió en zonas un poco más húmedas y cerradas.

Su dieta era muy variada de frutas y hojas de arboles y arbustos C3 (60%) y pastos y juncias C4 (40%) con una variación muy grande entre los individuos (Wynn, Cerling, Sponheimer et al, 2013).

Discusión filogenética

La imposibilidad de ligar estos rasgos derivados a los de posibles especies antecesoras o sucesoras hacen que K. platyops quede filogenéticamente aislado.
Es posible que los hallazgos pertenezcan a dos especies.

Cela y Ayala (2006) proponen a platyops como especie germinal de Homo, ya que puede establecerse una clara vinculación morfológica con KNM-ER1470, Homo rudolfensis. Esta especie, debería incluirse en el género Kenyanthropus, lo cual haría más fácil de explicar la coexistencia de rudolfensis y habilis en Koobi Fora.

White (2003) llama la atención sobre la complejidad de la reconstrucción de KNM-WT40000 a partir de unas 1.100 piezas, y cree que podría tratarse de una variante keniata de afarensis.

Spoor et al (2010) opinan que K. platyops y Australopithecus bahrelghazali podrían ser la misma especie.




Te puede interesar: