sábado, 30 de marzo de 2013

Bipedación: importancia y fases


Bipedación: Forma de andar erguida, utilizando únicamente dos extremidades.
Bipedestación: Posición en la que se permanece de pie.
Según el Diccionario de la Lengua Española de la RAE (2001), la bipedación es el proceso evolutivo que condujo al ser humano a andar sobre dos extremidades o a permanecer erguido en ellas. Por ser el término incluido en el diccionario, lo prefíero a bipedia, bipedismo o bipedestación. Éste último indica la posición de pie o erguida.

Se pensaba que las principales diferencias entre el ser humano y el resto de los simios consistían en la complejidad y tamaño del cerebro y en la cultura. Es decir, diferencia = cerebro.
En 1924 llegó a manos de Raymond Dart, el Niño de Taung. Dart indentificó el cráneo como perteneciente a un individuo intermedio entre los antropoides vivos (chimpancé, gorila, orangután) y el ser humano. Le asignó una antigüedad de dos millones de años y lo denominó Australopithecus africanus. Lo que me importa aquí es que El Niño de Taung, siendo un Hominini, tiene el tamaño cerebral de un simio antropomorfo. No es pues el cerebro lo que nos ha separado de los chimpancés, nuestros parientes vivos más próximos.
Una importante característica de este cráneo es la posición del foramen magnum (hueco por donde el sistema nervioso comunica el cráneo con la columna vertebral). Mientras que en el resto de los simios el foramen magnum es oblicuo y está situado en la parte trasera del cráneo, en los seres humanos es plano y se encuentra en la base, facilitando el equilibrio y la bipedación.

La bipedación pudo pasar por dos fases distintas:
  • Parcial: el individuo comenzaría por erguir el tronco en la posición sentado como hacen los primates primitivos, continuaría con la capacidad de erguirse sobre las patas traseras (bipedestación) y terminaría por caminar balanceándose para desplazarse por terrenos abiertos pero sin abandonar su capacidad de trepar por los árboles, e incluso dormir en nidos arbóreos para protegerse de sus depredadores como parece que harían los Australopithecus.
  • Completa: El individuo podría permanecer erguido sobre sus extremidades inferiores, o posteriores y desplazarse caminando por el suelo donde se desarrollaría toda su actividad.
Para algunos investigadores, la bipedación (locomoción bípeda) es la sinapomorfia fundamental de los Hominini, responsable de la separación evolutiva.
Para otros, en los primeros Hominini la bipedación era parcial o incompleta y estaba lejos de ser un motor evolutivo.