viernes, 13 de diciembre de 2013

El estudio del Cráneo 5 de Dmanisi apoya la hipótesis de un único linaje evolutivo

D4500 y D2600. Cráneo 5 de Dmanisi y mandíbula. Imagen: Malkhaz Machavariani, Georgian National Museum.

David Lordkipanidze, Marcia S. Ponce de León, Ann Margvelashvili, Yoel Rak, G. Philip Rightmire, Abesalom Vekua y Christoph P. E. Zollikofer han estudiado el Cráneo 5 de Dmanisi (D4500, hallado en 2005) que ha resultado corresponder según ellos al mismo individuo que la mandíbula D2600, hallada en 2000. Esta combinación mezcla de forma inaudita un cerebro pequeño (546 cc) con una cara muy prognática y exhibe afinidades morfológicas con los Homo tempranos de África.
Este individuo sería un varón que medía entre 1,40 y 1,60 m y pesaba alrededor de 50 kg. Cuando murió debía tener unos 30 años.
Los autores suponen que los cinco cráneos hallados en Dmanisi se depositaron en un intervalo de unos 20 ka y pertenecen a un mismo demo muy variable. Ello daría pie a reconocer un rango muy amplio de variación morfológica en los primeros Homo y por consiguiente reunirlos en un único linaje evolutivo.

Enlace
Material de soporte
Entrevista de Luis Quevedo a María Martinón-Torres
Comentarios de Ángel Rivera
Entrevista a Susan Anton
Comentarios de Adam Benton
Comentarios de Carl Zimmer
Comentarios de William Bigelow
Comentarios de Sid Perkins
Comentarios de Brian Switek
Homo georgicus

Reconstrucción por ordenador de los cinco cráneos de Dmanisi. Imagen: Marcia Ponce de León y Christoph Zollikofer de la Universidad de Zúrich

D4500 y D2600. Cráneo 5 de Dmanisi y mandíbula. Imagen: Guram Bumbiashvili, Georgian National Museum