viernes, 2 de agosto de 2013

Nuevos estudios del ADN-Y confirman un "Adán" antiguo.

Dos estudios utilizan por vez primera la práctica totalidad del ADN-Y para estimar la fecha del antepasado común varón más reciente de las respectivas poblaciones. Los estudios anteriores se habían efectuado en base a una fracción de dicho genoma. Los resultados difieren en que han obtenido una datación mucho más lejana en el tiempo y más coherente con la que han proporcionado los estudios sobre el ADN-mt. Sigue presente el problema de la determinación de la tasa de mutación aplicada (0,53 en un estudio y 0,82 en el otro).

Rebecca L. Cann (presentación)

Enlace

Paolo Francalacci, Laura Morelli, Andrea Angius, Riccardo Berutti, Frederic Reinier, Rossano Atzeni, Rosella Pilu, Fabio Busonero, Andrea Maschio, Ilenia Zara, Daria Sanna, Antonella Useli,Maria Francesca Urru, Marco Marcelli, Roberto Cusano, Manuela Oppo, Magdalena Zoledziewska,Maristella Pitzalis, Francesca Deidda, Eleonora Porcu, Fausto Poddie, Hyun Min Kang, Robert Lyons, Brendan Tarrier, Jennifer Bragg Gresham, Bingshan Li, Sergio Tofanelli, Santos Alonso,Mariano Dei, Sandra Lai, Antonella Mulas, Michael B. Whalen, Sergio Uzzau, Chris Jones, David Schlessinger, Gonçalo R. Abecasis, Serena Sanna, Carlo Sidore y Francesco Cucca han secuenciado de forma completa el genoma del cromosoma Y de 1.204 varones de Cerdeña. Los sardos presentan en su ADN la mayor parte de la variabilidad de los pueblos de Europa.
Partiendo de esta información, han construido un árbol filogenético con los principales Y-haplogrupos que se encuentran en Europa. El árbol fue calibrado con los datos arqueológicos de la expansión inicial de la población en Cerdeña, obteniendo una tasa de 0,53x10-9/bp/año. Según esta calibración, calculan una fecha para el antepasado común más reciente en 200-180 ka, que es coherente con las estimaciones basadas en el ADN-mt.


Diagrama de agrupamiento según el ADN-Y. G. David Poznik et al, 2013.
G. David Poznik, Brenna M. Henn, Muh-Ching Yee, Elzbieta Sliwerska, Ghia M. Euskirchen, Alice A. Lin, Michael Snyder, Lluis Quintana-Murci, Jeffrey M. Kidd, Peter A. Underhill y Carlos D. Bustamante han secuenciado el ADN-Y y el ADN-mt de 69 varones de 9 poblaciones, incluyendo dos con ramas basales de los haplogrupos africanos, aplicando tecnologías equivalentes.
  • Maya
  • Yakut (Siberia)
  • Camboyano
  • Pastún
  • Mozabite (bereberes, Argelia)
  • Nzebi (bantúes, Gabón y Congo)
  • Baka (pigmeos occidentales, Camerún, Congo, República Centroafricana y Gabón)
  • Mbuti (pigemos, Zaire)
  • San
Usando para la calibración la llegada a América, han estimado una tasa de 0,82x10-9/bp/año con un intervalo de confianza del 95%.
Según los resultados:
  • El antepasado común más reciente para el ADN-Y, vivió hace 156-120 ka.
  • El antepasado común más reciente para el ADN-mt, vivió hace 148-99 ka.
  • Los euroasiáticos se separaron en tres grupos hace unos 50 ka y se han mantenido aislados hasta la actualidad.
Enlace.


Evidencias genéticas en el origen del sapiens