viernes, 8 de marzo de 2013

Olduvaiense o Modo 1


Olduvaiense. Esquema del sistema básico de producción de lascas. Ambrose (2001).

M. D. Leakey denominó Olduvaiense desarrollado (Modo 1 evolucionado de la arqueología experimental) a la técnica que produjo los hallazgos de la Toba IF de Olduvai, datados en 1,8 Ma. Se multiplica el número de golpes y sus direcciones sobre el canto, para configurar el instrumento pretendido o para obtener mayor número de lascas.
Estos hallazgos de Olduvai están asociados a fósiles de animales esparcidos y revueltos, pertenecientes a un amplio rango de especies. Se ha comprobado que estos restos no se han acumulado por procesos naturales. Muchos de los huesos presentan marcas de corte.
Para Semaw entre 2,6-1,5 Ma., las estrategias de producción se mantuvieron invariables, destacando la ausencia total de tipos estandarizados.
Para Mary Leakey la cultura olduvaiense se sofistica poco a poco desarrollándose útiles cada vez más elaborados. Lo que Mary Leakey ha llamado cultura Olduvaiense desarrollada, se da entre 1,7 Ma. y 0,7 Ma.


Ubicación y estratigrafía de Kanjera. Plummer y Bishop, 2016.

Yacimientos olduvaienses de África Oriental.

  • Kanjera South, (Península de Homa, suroeste de Kenia) 2-1,95 Ma (Behrensmeyer et al, 1995; Ditchfield et al, 1999; Plummer et al, 1999, 2009 a,b; Bishop et al, 2006; Braun et al, 2008, 2009 a,b; Ferraro et al, 2013; Lemorini et al, 2014Plummer y Bishop, 2016). El yacimiento olduvaiense de más antigua datación, en el que se trabaja desde 1995. Los artefactos aparecieron en capas consecutivas en una secuencia de casi 3 m de sedimentos, divididos en tres niveles, KS-1 el más joven, KS-2 y KS-3, que probablemente representan cientos de años de deposición hace 2 Ma. La actividad de los Hominini fue el agente primario de acumulación por detrás de las lentes de conglomerado.
    • Excavación 1. 169 m2. 2.900 artefactos recuperados, parcialmente removidos por la acción fluvial. El 15% del material, no tiene origen local. 3.700 fósiles. Numerosos huesos de animales asociados con marcas de corte.
    • Excavación 2. 15 m2. 214 herramientas de piedra, cinco de ellas in-situ próximas a un esqueleto parcial de hipopótamo. Material local y transportado. Núcleos y escamas. Marcas de corte.
    • El yacimiento estaba situado en un hábitat abierto dentro de un ecosistema dominado por pastizales. Se trata del yacimiento de Hominini más antiguo en este tipo de entorno e indica que los Hominini eran capaces de competir por el alimento con los grandes carnívoros.
      • Otros yacimientos olduvaienses muestran entornos más boscosos, lo que implica que los Hominini buscaban alimento en un amplio espectro de hábitats.
    • Los materiales del 30% del conjunto lítico fueron transportados a largas distancias (por lo menos 10 km; por ejemplo, la cuarcita, más dura que la caliza local. Se utilizaron varios tipos de materias primas, con mayor diversidad que en otros conjuntos olduvaienses.
      • Los objetos líticos confeccionados con materiales alóctonos fueron ocasionalmente reafilados, una práctica poco común en el olduvaiense.
      • Da la impresión de que los núcleos eran transportados por los Hominini para su uso según fuese siendo necesario. Este esfuerzo indicaría la gran importancia de los artefactos en su vida diaria.
    • El aprovechamiento lítico se realiza mediante diferentes estrategias tecnológicas.
    • Los artefactos se utilizaron para tareas varias, incluyendo el despiece de pequeños antílopes, probablemente cazados, muchos de ellos inmaduros, el trabajo de la madera y otros materiales vegetales blandos y el procesamiento de órganos animales almacenados bajo el suelo.
      • Podría tratarse de la prueba más antigua de caza por parte de los Hominini
      • Los comportamientos evidenciados en Kanjera, algo anteriores a la primera aparición de erectus, pueden ser la expresión arqueológica de que la utilización de herramientas posibilitó un cambio hacia la búsqueda de alimentos de alta calidad dentro de un grupo cooperativo.
    • Olduvai (Tanzania) 1,84-1,6 Ma.
      • Gorge West, Trench 57, Upper Bed I. 234 artefactos de piedra. 92% de cuarcita local. 3 piezas de lava procedente de 15-20 km. Núcleos. 4,2% de los huesos asociados, con marcas de corte. Asociados a OH 65. Blumenshine et al (2003).
      • DK, Lower Bed I. Núcleos, lascas, martillos, manuports, formaciones circulares de piedra interpretadas como hogares. Asociados a OH 24. Leakey, 1971.
      • FLK-NN (Zinj), Middle Bed I. Núcleos, 2.275 lascas, matillos de piedra, manuports. Asociados a OH 5. Leakey, 1971. Walter et al, 1991.
      • FLK North, Upper Bed I und Lower Bed II. Esqueleto de elefante asociado a 123 artefactos. Esqueleto de Deinotherium asociado a 39 artefactos. Núcleos, lascas, martillo de piedra, manuports. Asociados a OH 10, OH 16. Leakey, 1971.
      • MNK, Lower part Middle Bed II. Núcleos, lascas. Asociados a OH 13, OH 14 y OH 15. Leakey, 1971.
      • MNK Chert Factory. 30.000 artefactos de piedra, principalmente pedernal, lava, gneis y gabro. Materia prima transportada hasta 1 km. Stiles, 1991. Leakey, 1971.
      • HWK-E 3-4, Lower part Middle Bed II. 1.989 artefactos de piedra. Materia prima (pedernal, lava, gneis, gabro) transportada un mínimo de 1 km.  Asociados huesos de animal sin marcas de corte. Stiles, 1991. Leakey, 1971.
    • Koobi Fora (Kenia) 1,88-1,4 Ma. Isaac y Harris, 1978.
      • KBS, FxJj1. 139 herramientas de piedra in-situ, 60-70 en superficie, lascas, escombros, núcleos. Producción in-situ. Materias primas transportadas 10-15 km. Huesos de animales asociados.
      • HAS, FxJj3. 118 herramientas de piedra in-situ. Sobre 50 en superficie. Lascas, escombros núcleos, martillos de piedra. Producción in-situ. Materias primas transportadas 10-15 km.
      • NMS, FxJj10. 306 herramientas de piedra. Materias primas transportadas 10-15 km.
      • Noroeste, FxJj38 N-W. KNM-ER 1805 y KNM-ER 1806 en las proximidades.
    • Formación Nachukui (West Turkana, Kenia). 1,8 Ma. Kibunjkia et al (1992).
      • Kokiselei (FxJh5). 5 m2. 316 artefactos, nucleos, lascas, escombros. Material local. Un hueso con marcas de corte.
      • Nayiena Engol (FxJh6). 2 m2. 109 artefactos, núcleos, lascas, escombros. Material local.
    • Mwimbi, Chiwondo Beds (Malawi) >1,6 Ma. 27 herramientas de piedra, lascas, núcleos. Kaufulu y Stern. 1987.
    • Peninj, ST (Tanzania). 352 artefactos en 11 localizaciones. Materia prima (basalto, cuarzo, nefelinita) transportada 3,2 km. Núcleos, lascas, escombros, martillos de piedra. De la Torre et al (2003)
    • Barogali (Djibouti) 1,6-1,3 Ma.
    Situación de los yacimientos de Peninj. Fernando Díaz-Martín et al, 2014.

    Extensión del olduvaiense.

    • Angola
    • Magreb. Ocupaciones a corto plazo sin continuidad. 
      • Ain Hanech (Argelia Oriental). Complejo que incluye entre otros los yacimientos de Ain Boucherit, Ain Hanech y El-Kherba. Descubierto por Arambourg (1970; 1979),  produjo fauna del Plio-Pleistoceno asociada con artefactos Olduvaienses. Investigado sistemáticamente desde 1992 (Sahnouni et al 2002; 2004). 
        • Lugar de ocupación a corto plazo, cerca de un río poco profundo, donde las materias primas son accesibles y con buenas y variadas posibilidades de adquisición de carne. La tecnología utilizada por los Hominini de Ain Hanech se caracteriza por un bajo grado de estandarización. No hay pruebas de transporte a larga distancia de materias primas. El conjunto está compuesto principalmente de núcleos/choppers, escamas, fragmentos y piezas retocadas ocasionales. Huesos de animales asociados.
        • Mohamed Sahnouni et al (2013) han analizado los hallazgos de El-Kherba. 
          • Las excavaciones revelaron una industria Modo 1, en depósitos de inundación, asociada a fauna de sabana dominada por animales grandes y medianos.
          • Los huesos conservan numerosas marcas de percusión y corte. Se han recuperado huesos con marcas de corte datados en 1,78 Ma.
          • Entre las herramientas, hechas principalmente de caliza y pedernal, dominan los núcleos, los desechos de talla y las piezas retocadas.
          • El desgaste de algunos artefactos indica el procesamiento de carne in-situ.
        • Los estudios faunísticos y de isótopos de Carbono (δ13C) indican un medio abierto y una aridificación progresiva que pudo dificultar las actividades de los Hominini, cuyos restos son mucho menos frecuentes en el nivel A. (Sahnouni et al, 2017)
      • Monts Tessala en el noroeste de Argelia, con los yacimientos de Douar Kailia cerca de Oued Tlilat y Douar El Ouennene cerca Sig, región de Orán (Thomas 1973). 
        • El conjunto lítico se compone de 237 piezas (48 de Kailia y 187 de El Ouennene).
      • Sahara argelino.
        • Aoulef (Hugot 1955). En superficie.
        • Reggan (Ramendo 1963). En superficie.
        • Región Saoura (Alimentarius y Chavaillon 1962). Excavación in-situ.
        • Bordj Tan Kena (Heddouche 1980). Excavación in-situ-
    Hace 2 Ma comienza a extenderse fuera de África, hacia Europa meridional y sudeste asiático. El yacimiento de Renzidong, al este de China, está datado en 2,1 Ma. Dmanisi, Georgia, en 1,85-1,7 Ma.

    • Dmanisi. 1,85-1,78 Ma. Más de 1.000 artefactos. Pocos cuchillos y raederas. Muchas lascas. Basalto local. Asociados a Homo  georgicus. Ferring et al, 2011.
    • Bizat Ruhama, Israel. 1,6-1,2 Ma. Primera evidencia de obtención secundaria de escamas (Yossi Zaidner, 2013).
    • Niehewan Basin, China. 1,66 Ma. Ferring et al, 2011. Zhu et al, 2004.
    Expansión del Olduvaiense. David Sánchez.

    Características.

    La cadena operatoria implica la existencia de algún tipo de intencionalidad que refleja un nivel mental más o menos complejo. Se distingue entre:
    -       El conocimiento procedimental o conocimiento práctico, como el que se tiene para montar en bicicleta.
    -       El conocimiento declarativo, conocimiento abstracto o planteamiento de problemas y de la forma de resolverlos. Se puede transmitir mediante una descripción hablada o escrita.

    Los útiles grandes, tallados sobre cantos rodados, sin selección previa de la materia prima, incluyen:
    1. Martillos: Cantos rodados sin filo cortante, pero con señales evidentes de haberse utilizado para golpear otras piedras.
    2. Choppers: Cantos en los que se ha obtenido, por percusión, un borde cortante y sirven para romper superficies duras (como los huesos grandes, para llegar al tuétano). Unifaciales y con plataformas de percusión no preparadas. Ángulo de corte entre 80º-100º. Gran variedad de formas.
    3. Protobifaces (chopping-tool): Filo sinuoso por la percusión en las dos caras del canto. Tallados bidireccionalmente.
    4. Lascas o esquirlas, que resultan del golpe dado a un núcleo. Su filo es muy aguzado y su función es cortar piel, carne y tendones. Pueden estar retocadas o no.
    5. Poliedros, esferoides y discoides. Núcleos manipulados de formas diversas, como si se hubiesen obtenido lascas de todo su perímetro exterior. Su función es incierta; quizá solo sean residuos.
    Técnica: Dominio de la mecánica de la fractura concoidea y de los principios básicos de la talla lítica. Talla relativamente poco compleja, con escasa presencia de objetos retocados. Producción orientada a la producción de lascas para la modificación de carcasas animales. La talla se efectúa golpeando un canto rodado con otra piedra que hace las veces de martillo. Para Isaac (1975) el salto cualitativo en la evolución humana lo constituye el descubrimiento de la fractura concoidea, no el uso de instrumentos. Alto conocimiento de la mecánica de la fractura (Semaw et al, 2003; Delagnes y Roche, 2005; Stout et al, 2005, 2010; Toth et al, 2006; Rogers & Semaw, 2009).

    • La base de los sistemas técnicos olduvaienses está constituida por los núcleos tanto ortogonales (unidireccionales o multidireccionales) como centrípetos (discoides unifaciales o bifaciales).
    • Alta presencia de fragmentos y lascas de pequeñas dimensiones.
    • Desarrollo de configurados estandarizados sobre canto en un nivel muy básico, unifaciales o bifaciales parciales. Métodos de talla no sistemáticos.
      • Choppers (desde 2 Ma).
      • Raederas Karari (desde 1,6 Ma).
    • Aparición de esferoides. Presentan simetría de volumen y morfología y son las primeras herramientas estandarizadas con una secuencia de elaboración relativamente larga, apuntando al achelense.
    • Las cadenas de producción de lascas, son siempre cortas, en el tiempo y el espacio. Materia prima seleccionada, pero con escaso aprovechamiento. Hay constancia del transporte de materias primas más de 10 km. Hay alguna evidencia de selección de materia prima para la producción de un tipo específico de artefacto (Plummer, 2004; Braun et al, 2008; Harmand, 2009 a,b; Goldman-Neuman y Hovers, 2012; Potts, 2012).
    Las herramientas olduvaienses pudieron haber sido utilizadas para una gran variedad de tareas, incluyendo:
    ·         El descarnamiento de grandes animales, con lascas.
    ·         La tala de árboles y fabricación de palos para cavar o lanzas, con núcleos.
    Los análisis microscópicos de los filos han revelado que se usaron para trabajar la madera y para el descarnamiento.
    La idea que tenemos de su función da lugar a veces a argumentos circulares, sobre los que ha habido una gran controversia:
    -       Si los fabricantes eran carroñeros (Binford, 1981) las hachas de mano capaces de partir un cráneo o un fémur son los principales instrumentos.
    -       Si entendemos que eran cazadores y debían descuartizar animales enteros, las lascas muy afiladas serían los útiles esenciales (Toth, 1985).
    Los cazadores suelen consumir las extremidades traseras mientras que los huesos con menos carne se dejan a los carroñeros. El hecho de que los huesos fósiles de Olduvai pertenezcan tanto a extremidades como a cráneos y troncos sugiere que aquellos Hominini practicaban tanto la caza como el carroñeo. Hay evidencia de la conservación y transporte de canales animales y posiblemente vegetales lo que puede indicar un forrajeo cooperativo y un aprovisionamiento en grupo (Plummer, 2004; Swedell y Plummer, 2012).

    Por otra parte, Toth piensa que estos Hominini utilizaron con frecuencia instrumentos no elaborados, como conchas rotas, cuernos o huesos.

    Algunos investigadores (Glyn Isaac y otros) han interpretado la densa acumulación de piedras y huesos como campamentos de cazadores-recolectores. En contra de esta opinión está la abundancia de huesos de depredadores (vecinos incómodos de un campamento), la acumulación durante muchos años (los campamentos se abandonan al cabo de un cierto tiempo) y el procesamiento incompleto (en los campamentos hay tiempo suficiente para procesar los huesos hasta que se les extrae todo lo posible). Richard Potts sugirió que estos lugares fueron sitios de descarne donde los Hominini trabajaban pero no vivían; estos Hominini trasladaban sus capturas a los refugios donde guardaban las herramientas y allí las descuartizaban.


    Te puede interesar: