sábado, 19 de diciembre de 2015

Los fósiles del radio en la muestra de la Sima de los Huesos

Sima de los Huesos. Radios izquierdos. Barra = 5 cm.
En la Sima de los Huesos (Atapuerca, Ibeas de Juarros, Burgos, España) se hallaron más de 6.700 fósiles (80% de los conocidos del Pleistoceno Medio en todo el mundo) de unos 28 individuos: un niño, doce adolescentes, diez jóvenes, y diez adultos de más de 25 años de los que solo tres superarían los 35. Ninguno superaría los 45. Sexos equitativamente representados, con una diferencia de tamaño de un 10%. 0,4 Ma. Los primeros, descubiertos en 1976, por el equipo de Trino Torres. Lee J. Arnold et al (2014) han obtenido una datación mínima de 427 ± 12 ka.

Laura Rodríguez García, en su tesis doctoral sobre los huesos largos (2013), considera que estos Homo eran igual de eficientes que los HAM. Incluso la flexión y giro del antebrazo serían más eficientes. Los huesos de las extremidades inferiores poseen más cortical, lo que les permitiría soportar mucho más peso.

En los últimos meses, el equipo de Atapuerca viene publicando estudios sobre aspectos concretos de la anatomía de la demo de la Sima de los Huesos. De acuerdo con estos estudios, está presente la morfología neandertal, pero no plenamente.

Laura RodríguezJosé Miguel CarreteroRebeca García-GonzálezCarlos LorenzoAsier Gómez-OlivenciaRolf QuamIgnacio MartínezAna Gracia-Téllez y Juan Luis Arsuaga han estudiado los 89 ejemplares de radio hallados en la Sima de los Huesos, 49 de los cuales se atribuyen a adultos que representan un mínimo de siete personas, comparándolos con los de otros homínidos fósiles y seres humanos recientes.

Los autores analizaron las propiedades de la sección transversal de la muestra radial en los puntos medios del eje y del cuello sin encontrar diferencias entre los Homo de la Sima de los Huesos, los neandertales y los humanos recientes. 
Sin embargo, debido a la mayor longitud del cuello del radio, la demo de la Sima de los Huesos disfrutaba de palanca y movimientos de pronación-supinación y flexión-extensión más eficientes que los de los neandertales o los humanos recientes.