miércoles, 30 de diciembre de 2015

El Pendo

Sección de la Cueva de El Pendo

Ubicación

En el barrio de El Churi, municipio de Escobedo de Camargo, a escasos metros sobre el nivel del mar.

Descubrimiento

La cueva era frecuentada desde antaño por los lugareños. En 1878 fue dada a conocer por Marcelino Sanz de Sautuola, siendo objeto de diversas excavaciones por dicho investigador y Vilanova y Piera entre 1878 y 1890.

Friso de las pinturas de la Cueva de El Pendo

Descripción

La cueva es un sumidero del río Pendo que canaliza las aguas de escorrentía del valle y que tras 12 km. de recorrido subterráneo vierten al río Pas. El vestíbulo de la cueva se encuentra a unos 90 msnm.

Se trata de una cavidad de amplias dimensiones (hasta 45 m de anchura y 22 m de altura máximas) y 160 m de desarrollo. El vestíbulo está parcialmente cubierto por grandes bloques caídos de la visera. La mayor parte de su recorrido es una gran sala, de trazado descendente. Al final de la misma, a unos 80 m de la verja de entrada, la cueva se va estrechando progresivamente hasta llegar, al cabo de unos 60 m, a un pequeño divertículo sinuoso de reducidas dimensiones. El Friso de las Pinturas es un panel de 25 m de largo visible desde cualquier parte de la sala principal con una veintena de figuras pintadas en color rojo.

La secuencia estratigráfica y arqueológica, abarca entre hace 82-1,5 ka y se divide en 33 niveles de ocupación, aunque con claras anomalías posdeposicionales que les confieren escaso valor cronoestratigráfico.
  • Partiendo del vestíbulo, aparece un gran cono de deyección formado por grandes bloques que modelan un cono de acumulación con un desnivel que propicia la acción de los flujos gravitatorios. El arroyo que drena la uvala de El Pendo es capaz de desalojar en crecidas los materiales del interior de la cueva. Los materiales desprendidos se han ido acumulando en forma de conos de derrubios de topografía cambiante, propiciando cambios laterales en las escorrentías. Además, la cueva ha sufrido episodios de inundación.
Plano de la Cueva de El Pendo

Excavaciones y Estudios

En 1907, Hermilio Alcalde del Río halló unos grabados en el divertículo final. Alcalde del Río, Obermaier y Breuil dirigen una campaña de excavación en 1908; Beatty, Breuil y Carballo en 1910, y Shalcrass y Orestes Cendrero en 1914.
Entre 1924-1926, el Padre Carballo realiza unas excavaciones. En 1930 se efectuó una nueva campaña de excavación, así como en 1932-1934, esta vez con la participación del Doctor Larín. La última campaña  del Padre Carballo se realizó en 1941. Los materiales, entre ellos una importante colección de arte mobiliar, fueron enviados al Museo de Prehistoria de Santander, del que el Padre Carballo era director.
Otros sondeos a principios del XX corrieron a cargo de Hugo Obermaier y McMurdy.
Con el patronazgo del Instituto de Paleontología Humana de París, se excava en 1953-1954 bajo la dirección de Cheynier y en 1956-1957 bajo la de Martínez Santa-Olalla. Participaron en estas campañas varios investigadores de talla internacional a través de un Curso Internacional de Arqueología de Campo. Los materiales recuperados fueron enviados al Museo de Prehistoria de Santander, luego fueron objeto de varios traslados, con defectuosa conservación. Una parte fue enviada a París para estudio de Leroi-Gourham y devuelta a España posteriormente. Posiblemente otras colecciones se hayan extraviado. Una pequeña colección de objetos se custodia en el Departamento de Historia de la Universidad de Santiago. El conjunto que se conserva fue estudiado por González Echegaray (1980) y Butzer se encargó del apartado geológico.
Entre 1994-2000, dirigen las excavaciones Montes y Sanguino. Valle, Luque y Morlote descubrieron en 1878 del Friso de las Pinturas, que había pasado desapercibido hasta entonces por su deficiente estado de conservación.

Bibliografía

Recursos web