miércoles, 3 de junio de 2015

El Paleolítico en los valles del Manzanares y el Jarama

Localización de las Terrazas de Butarque y Arganda, en los valles del Manzanares y el Jarama. Joaquín Panera Gallego et al, 2010

Localización

Los depósitos de las terrazas medias y bajas del último tramo del río Manzanares, hasta la confluencia con el Jarama junto con el tramo medio de este río contienen la mayor concentración de yacimientos paleolíticos de la Península Ibérica.

Descubrimiento

En 1862, se descubren en San Isidro, en la terraza +25-30 m del Manzanares, instrumentos de piedra tallada entre las arenas y arcillas que se extraían en el Tejar de las Ánimas. Los artefactos fueron reconocidos por Edouard de Verneuil, Louis Lartet y Casiano de Prado. Se trata del primer yacimiento paleolítico descubierto en la Península Ibérica.
Por iniciativa y con la supervisión de Hugo Obermaier, entre 1917-1931 José Pérez de Barradas (con la colaboración los primeros años de Paul Wernert) descubrió numerosos yacimientos en los areneros del Manzanares inmediatos a Madrid, y realizó la primea síntesis geológica e interpretaciones de la secuencia.

Actualmente, hay más de 200 yacimientos documentados en los valles de los ríos Manzanares y Jarama.

La mayor parte de los hallazgos arqueológicos pleistocenos en estos valles se realizaron en las múltiples graveras y areneros instalados en sus diferentes terrazas, que con métodos de excavación manuales facilitaban el acceso y la inspección a los cortes abiertos en depósitos de decenas y centenares de millares de años. La expansión urbanística, producida desde mediados de los noventa en Madrid, conllevó el aumento exponencial de la demanda de áridos, que reactivó muchos de los areneros en desuso, favoreció la apertura de otros, y que junto con el desarrollo de grandes obras de infraestructura, afectó de manera directa a depósitos pleistocenos altamente susceptibles de contener vestigios arqueológicos.
Propuesta de correlación de niveles fluvailes de los ríos Manzanares, Jarama y Tajo (Pérez-González, 1994). * Terrazas implicadas en el proceso de engrosamiento sinsedimentario

Descripción

En el Valle del Jarama se ha reconocido una secuencia de 19 terrazas entre +8m y +190 m. En el Manzanares, 13 niveles entre +4-5 m y +95 m.
  • El tramo del río Manzanares ha estado sujeto a procesos de subsidencia sinsedimentaria, por disolución de los yesos miocenos infrayacentes. Estos procesos de karst subyacente han afectado a las terrazas de +12-15 m, +18-20 m y +25-30 m que forman una única unidad morfoestratigráfica que denominan Terraza Compleja de Butarque (TCB).
    • La terraza de +25-30 m se ha atribuido al MIS 11-13 de acuerdo con la presencia de Megaloceros savini en el yacimiento de Transfesa.
    • El muro visible del nivel +18-20 m se ha datado hacia MIS 6-5d, el tramo intermedio en MIS 5b-5a y el techo en MIS 4.
    • La terraza de +12-15 m dispone de las fechas 40,2 y 39,7 ka.
  • En el río Jarama, estos procesos afectaron a las terrazas de +15-20 m y +30 m, conocidas como Terraza Compleja de “15-20 m” de Mejorada-Velilla-Arganda.
    • Arganda I (≈ T+30-32 m) se fecharía hacia el final de MIS 11 o en el inicio de MIS 9, Arganda II (≈T+23-24 m) en el inicio de MIS 7, Arganda III (≈T+18-20 m) entre MIS 7- MIS 5, y Arganda IV comenzaría su deposición en MIS 5 finalizando su sedimentación en MIS 1 al sur de Arganda del Rey (Madrid).
  • La inversión Matuyama-Brunhes se sitúa entre el final de la formación de la terraza de +60-65 m y el encajamiento de la subsiguiente terraza a +50-55 m.
En todos estos sectores de potente sedimentación aluvionar subsidente, se encuentran un gran número de yacimientos paleontológicos y arqueológicos, algunos de ellos en posición primaria que han sido objeto de excavaciones sistemáticas desde mediados del siglo XX.
  • El Achelense con persencia de grandes configurados (LCT) se reconoce con seguridad en la segunda parte del Pleistoceno Medio, al menos desde el MIS 11. También se identifican el Paleolítico Medio y el Paleolítico Superior. En muchos casos, los hallazgos líticos están asociados con restos de proboscídeos.
  • En la plataforma que divide la divisoria entre los dos valles existen afloramientos de sílex y ópalos que fueron objeto de explotación antrópica.

Excavaciones y estudios

Hasta 1970 no se iniciaron los primeros estudios con métodos modernos.
2002-2006 Estudio de las ocupaciones humanas pleistocenas en la Cuenca de Madrid, a través del seguimiento discrecional de los frentes de graveras y areneros de las explotaciones existentes en los valles de los ríos Manzanares y Jarama. Para la consecución de estos objetivos se realizó una prospección dirigida de los depósitos pleistocenos; la obtención de datos medioambientales y biocronológicos a partir del análisis de restos paleontológicos y palinológicos; la elaboración de un marco cronológico basado en la aplicación de diversos métodos de datación; la realización de sondeos manuales en los depósitos con hallazgos en facies de llanura de inundación, para valorar la potencialidad del registro arqueológico; la excavación de los yacimientos con mayor potencialidad para la consecución de los objetivos establecidos; y elaboración de propuestas de áreas de protección y conservación de los depósitos con yacimientos en posición primaria. Subvencionado por la Dirección General de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid.

Entre los yacimientos más importantes, podemos mencionar Áridos 1, Áridos 2, Valdocarros, PRERESA, El Cañaveral, Los Ahijones, Los Berrocales y Las Delicias (excavado en 2008-2009).



Terrazas fluviales del Manzanares. Uribelarrea, 2008.

Terrazas fluviales del Jarama. Uribelarrea, 2008.

Bibliografía