viernes, 9 de enero de 2015

Homínidos tempranos: nuevo estudio confirma una mordedura poderosa.

Las bandas de cristales en la enamal de dientes nutria marina (arriba) fueron similares a los de los humanos fosilizados
Bandas de cristales en el esmalte de la nutria de mar.
El esmalte dental es un tejido hiper-mineralizado con desconcertante comportamiento mecánico, descrito como vidrioso o metálico. Los componentes básicos de esmalte son comunes a la mayoría de los mamíferos: cristales alargados de hidroxiapatita ocupan más del 90% de volumen de tejido, agrupados en largos prismas de 3-5 mm de ancho, incrustadas en un gel de proteína. Los cristales están separados por una pequeña brecha. La mayoría de las fracturas en el esmalte humano corren a lo largo de estas brechas.
Las disposiciones estructurales del prisma varían mucho en los mamíferos, resultando en diferentes comportamientos mecánicos. La dureza es la propiedad de resistir el crecimiento de las  brechas. Esto es especialmente importante para los mamíferos que comen objetos duros como semillas, huesos o conchas. En respuesta a estos nichos dietéticos, han evolucionado dientes con grandes cúspides redondeadas bajas y altos niveles de entrecruzamiento de los prismas.
Las nutrias de mar (lutris), son famosas por consumir invertebrados marinos de cáscara dura, como el abulón o haliotis, erizos de mar, almejas, mejillones y cangrejos. La mayoría de las conchas se fracturan con los dientes, con frecuentes contactos entre las cúspides de los dientes y exoesqueletos altamente mineralizados. Los cristales del esmalte de los dientes poscaninos de la nutria marina se entrecruzan de forma muy diferente a la de otros carnívoros y de forma muy similar a los homínidos.

Charles Ziscovici, Peter W. Lucas, Paul J. Constantino, Timothy G. Bromage y Adam van Casteren, han utilizado los dientes de nutria de mar como un modelo para explorar la alimentación de objetos duros por parte de los homínidos, particularmente Paranthropus boisei.
  • En comparación con los HAM, el esmalte de la nutria de mar es 2,5 veces más duro. El entrecruzamiento cristalino parece ser el factor principal de esta diferencia. El HAM dispone de un entrecruzamiento de 14 bandas por mm.
  • Es importante destacar que algunas imágenes seccionales de dientes de homínidos fósiles muestran mayor entrecruzamiento que en los humanos modernos. Las estimaciones de 16 bandas por mm en el Homo sapiens temprano de África Oriental y 19 bandas por mm en P. boisei son sorprendentemente similares a los datos de nutrias marinas. Esto sugiere que su mordedura era mucho más poderosa que la de los humanos actuales y les permitía abrir nueces y huesos para llegar a la médula interior.
Enlace
Características ecológicas básicas de los homínidos