miércoles, 5 de noviembre de 2014

Los humanos se diferencian del resto de los simios en el aprendizaje social.

Todos los primates aprenden de sus congéneres socialmente, pero no está claro si se ajustan al comportamiento de estos congéneres, si existe una tendencia de comportamiento encaminada a imitar el comportamiento de los compañeros (conformidad).

Daniel HaunYvonne Rekers y Michael Tomasello han experimentado con chimpancés, orangutanes y humanos de dos años de edad. En primer lugar, los individuos adquieren individualmente una estrategia de resolución de problemas. Luego observan a varios compañeros conspecíficos que desarrollan una estrategia alternativa. 
  • Los niños humanos copiaron la nueva estrategia aproximadamente en la mitad los casos.
    • En un estudio de seguimiento se comprobó que la conformidad de los niños con el comportamiento de los demás se produce con mayor frecuencia cuando los otros individuos están presentes que cuando están ausentes, lo que sugiere que surgió, al menos en parte, de motivaciones sociales. 
  • En las otras especies los individuos casi nunca ajustaron su conducta a la de la mayoría.
Estos resultados muestran una importante diferencia entre el aprendizaje social de los seres humanos y el de los grandes simios, que podría ayudar a explicar las culturas humanas y no humanas.
Ampliación del espacio cognitivo en el eje sociocultural