viernes, 3 de octubre de 2014

Característica mandibular de Homo antecessor apoya un ancestro común con neandertales y homínidos de la Sima de los Huesos

A partir de 1976, se recogen de la Gran Dolina de Atapuerca (Burgos) restos que alcanzan más de 0,9 Ma (J.M. Parés et al, 2013). El nivel 6 alcanza los 2,5 metros de espesor y está formado por una colada con escasa matriz arcillosa. TD6-2, el estrato Aurora (nombre de la descubridora  Aurora Martín Nájera), está formado por materiales arcillosos más finos producto de una sedimentación tranquila. Contenía 180 fósiles de Homo antecessor correspondientes a unos once individuos casi todos menores de quince años; la mayoría menores de dos años con algunos bebés.

Lo habitual para los restos europeos de transición era clasificarlos como heidelbergensis.
Para Carbonell (1995), los restos de la Gran Dolina constituirían un taxón diferente al erectus (que se extingue) y al ergaster (que daría lugar al sapiens).
Howell le asignó el paleodemo Atapuerca-Gran Dolina.
El equipo de Atapuerca propuso la nueva especie Homo antecessor (Carbonell et al, 1997)con una topografía mediofacial completamente moderna y otros rasgos que lo apartaban de erectus, ergaster y neanderthalensis.
Podrían estar relacionados con los pobladores del Pleistoceno antiguo de China. Ambos demos procederían del grupo que abandonó África hace 1,9 Ma. Para comprobar la relación sería necesario hallar fósiles de este periodo en el este de Europa y oeste de Asia.
Para Emiliano Aguirre (2008) y Bermúdez de Castro (2010) no tendría relación filogenética directa ni con erectus ni con heidelbergensis o sapiens.
Aguirre (2000) es defensor de la teoría mutirregional de evolución hacia el sapiens y cree que rasgos faciales compartidos por antecessor, erectus sapiens indican un aporte genético muy variado como origen de los humanos actuales.
José María Bermúdez de Castro et al (2013) defienden que antecessor comparte características derivadas con neanderthalensis sapiens y estaría muy cerca de su ancestro común más reciente. Precisamente debido a esta posición filogenética, niegan una posible relación ancestro-descendiente con la especie ñ.


MORFOLOGÍA FACIAL
ESCAMA TEMPORAL
Homo habilis
Homo rudolfensis
Cara plana o cóncava.
Placas infraorbitales dispuestas coronalmente, verticales u orientadas hacia arriba.
La apertura nasal no se sitúa por delante de las placas infraorbitarias.
Borde bajo y rectilíneo.
Grado erectus
Cavidad nasal ligeramente más adelantada respecto a las placas infraorbitarias. Prognato.
Huesos nasales dispuestos más horizontalmente.
Zona de crecimiento óseo bajo la nariz. Osteoblastos. Topografía subnasal plana.
Borde bajo y rectilíneo.
Homo antecessor
Placas infraorbitales orientadas coronalmente e inclinadas hacia abajo, con fosa canina.
Resorción ósea bajo la nariz. Osteoclastos. Topografía subnasal convexa.
Borde elevado y arqueado.
Homo neanderthalensis
Cara de aspecto apuntado.
Cavidad nasal situada más hacia delante que en las demás especies.
Huesos nasales dispuestos horizontalmente.
A ambos lados de la nariz, las paredes de la cavidad nasal y las placas infraorbitarias forman una única superificie sin fosa canina, orientadas oblicuamente.
Borde elevado y arqueado.
Homo sapiens
Con fosa canina.
Resorción ósea bajo la nariz. Osteoclastos.
Borde elevado y arqueado.

ATD 6-96
ADT6-96
José-María Bermúdez de Castro, Rolf Quam, María Martinón-Torres, Ignacio Martínez, Ana Gracia-Téllez, Juan Luís Arsuaga y Eudald Carbonell han identificado un tubérculo pterigoideo medial hipertrofiado en la mandíbula ATD6-96.
Tras la revisión de publicaciones y el estudio de numerosos ejemplares de fósiles originales y réplicas de alta calidad, los autores han comprobado que esta circunstancia se produce en neandertales con una frecuencia alta (ca. 89%) y también está presente en más de la mitad (aproximadamente 55%) de los homínidos de la Sima de los Huesos. Por el contrario, está generalmente ausente o mínimamente desarrollado en otros homínidos extintos, pero se puede encontrar en frecuencias variables (<ca. 25%) en muestras de H. sapiens del Pleistoceno y recientes.
La presencia de esta característica en ATD6-96 se une a otros rasgos compartidos por H. antecessor, los homínidos de la Sima de los Huesos y los neandertales. Los autores sugieren que estos tres grupos comparten un ancestro común del que procedería esta característica.

Homo antecessor