lunes, 28 de julio de 2014

El Hombre de Orce vivía en las termas

Estratigrafía de la Cuenca de Baza
En 1982 en las excavaciones dirigidas por J. Gibert Clols en la cuenca de Baza (Venta Micena, Orce, Granada), aparecieron restos homínidos (el Hombre de Orce), muy fragmentados y objeto de polémica. Durante el Pleistoceno inferior existió allí un gran lago interior que desapareció hace 100 ka. No había cuevas y la vida de los homínidos se desarrollaba al aire libre.

El triángulo comprendido entre Orce y sus dos pedanías, Fuente Nueva y Venta Micena ofrece la mayor densidad de huesos fósiles de mamíferos cuaternarios conocida hasta el momento en Eurasia. De Venta Micena y Barranco León D se han recuperado restos de homínidos.
Isidro Toro-Moyano et al, 2013, han descrito y datado el diente deciduo dm1 izquierdo de un homínido de unos diez años BL02-J54-100, Once boy, hallado en julio de 2002, asociado a 1.244 piezas líticas modo 1 y rectos óseos con fracturas y marcas de corte. La datación, de 1,4 Ma, convierte a este fósil en el resto homínido más antiguo de Europa Occidental.

En Fuente Nueva 3 y Barranco León 5, aparecieron restos modo 1, datados en 1,4-1,2 Ma. En Fuente Nueva hay evidencias de acción humana sobre herbívoros para consumir carne y tuétano.

Diagrama de la Cuenca de Baza con el paleolago
José Manuel García-AguilarAntonio Guerra-MerchánFrancisco SerranoPaul PalmqvistAntonio Flores-Moya y Bienvenido Martínez-Navarro han estudiado el registro sedimentario de la cuenca, que muestra seis unidades sedimentarias de origen lacustre que abarcan del Mioceno al Pleistoceno Medio.
  • Dependiendo del intervalo considerado, los depósitos lacustres están compuestas principalmente por margas, carbonatos o evaporitas yesosas, que muestran las características litológicas, mineralógicas y geoquímicas que evidencian una intensa actividad hidrotermal (presencia de celestina, un mineral asociado a la presencia de chimeneas hidrotermales, restos de arcillas magnésicas, formaciones minerales causadas por estromatolitos, etc.). La actividad hidrotermal ha continuado hasta la actualidad, y es responsable de las aguas termales que se encuentran hoy en día activas en la depresión Guadix-Baza.
  • De acuerdo con las altas concentraciones de estroncio y de azufre, así como la abundancia de travertinos y arcillas de magnesio, el suministro de aguas calientes fue mayor durante el Zancliense, el Gelasiano y el Calabriense, como resultado de la actividad tectónica. 
  • Gracias a estas aguas termales sublacustres, a unos 36 ºC, los lagos mantuvieron un nivel freático relativamente permanente, con temperaturas más cálidas durante todo el año. Esto dio como resultado un alto nivel de productividad orgánica, especialmente en el Calabriense, lo que permitió el desarrollo de una comunidad de mamíferos rica y bien diversificada, similar a la de las sabanas africanas modernas, como evidencia la presencia del hipopótamo gigante del Pleistoceno, que pasaba toda su vida en el agua al contrario que sus parientes actuales, y del que se han encontrado numerosos fósiles en Orce. La alta biomasa de ungulados favoreció a los carroñeros, como las hienas y los homínidos, que dispusieron de abundantes canales, lo que explica las altas densidades de restos óseos conservados en los sedimentos distribuidos a lo largo de los alrededores del lago, en un paisaje similar al del Valle del Rift.
El Hombre de Orce