martes, 8 de abril de 2014

La orientación del laberinto en los humanos, puede ser un carácter primitivo

 Análisis de componentes principales (bgPCA) de las mediciones angulares de la orientación del laberinto de los canales semicirculares. Los humanos (•) y los bonobos (▴) se solapan y están distantes de los chimpancés (+). Las elipses representan la dispersión que abarca aproximadamente el 67% de los sujetos.

Marwan El Khoury, José Braga, Jean Dumoncel, Javotte Nancy, Remi Esclassan y Frederic Vaysse
han comparado la orientación del laberinto en los canales semicirculares mediante 260 tomografías computarizadas de humanos actuales (70 hembras y 67 varones), 61 bonobos (Pan paniscus) y chimpancés (8 Pan troglodytes verus y 54 Pan troglodytes schweinfurthi), todas las especies representadas por individuos subadultos y adultos.

Los humanos y los bonobos mostraron más similitudes entre sí que con los chimpancés. Este hallazgo no encaja con la bien establecida monofilia de chimpancés y bonobos.
  • Podría ser el resultado de una evolución convergente (homoplasias) en respuesta a presiones selectivas similares posiblemente asociadas con adaptaciones posturales.
    • Hay evidencia de una bipedación diferente en bonobos y chimpancés. Pontzer et al (2014), sugieren que la bipedación pudo haber sido relativamente costosa para los bonobos, en comparación con los chimpancés. Este costo puede reflejar una diferencia en la mecánica de la marcha.
  • Otra posibilidad es que se trate de una evolución convergente aleatoria (Gene Hunt, 2007; Gómez Robles et al, 2013).
  • La explicación más parsimoniosa es que bonobos y humanos retienen la morfología primitiva, mientras que la de los chimpancés es derivada.
    • El ángulo entre el plano medio sagital del cráneo y la orientación lateral de los canales semicirculares no muestra diferencias significativas entre las tres especies. Esto puede reflejar una condición primitiva compartida.
  • Por último, estos resultados podrían ser una consecuencia de la diversidad genética y la clasificación incompleta del linaje (A. Hobolth et al, 2010).
Sólo el ángulo entre el plano medio sagital del cráneo y la orientación anterior de los canales semicirculares, discrimina claramente a los humanos de las dos especies de Pan. Esto puede ser debido al hecho de que los bonobos y los chimpancés muestran características anatómicas que favorecen la versatilidad locomotora.

Otro hallazgo del estudio es la notable simetría de los canales semicirculares, con posibles aplicaciones en tafonomía.

Figure 4 MicroCT-based rendering of the left bony labyrinth lateral aspect in: Homo sapiens (red, on the left), Pan paniscus (green, in the middle) and Pan troglodytes (blue, on the right).
Cara lateral izquierda del laberinto óseo de Homo sapiens (rojo), Pan paniscus (verde) y Pan troglodytes (azul)
Figura 3 Representación basada en MicroCT del laberinto óseo cara superior izquierda en: Homo sapiens (rojo, a la izquierda), Pan paniscus (verde, en el centro) y Pan troglodytes (azul, a la derecha).
Cara superior izquierda del laberinto óseo de Homo sapiens (rojo), Pan paniscus (verde) y Pan troglodytes (azul)