lunes, 23 de diciembre de 2013

Interconexión entre la Península Arábiga y el Levante Mediterráneo durante el Paleolítico Superior.

Estudios genéticos recientes han propuesto una ruta de dispersión del Out of Africa por el sur de la Península Arábiga y esto ha incentivado los proyectos arqueológicos en esa zona en busca de evidencias físicas.

Anthony E. Marks y Jeffrey I. Rose revisan los hallazgos con el fin de contextualizar el proceso de emergencia del humano moderno y el Paleolítico Superior en Asia Suroccidental y sugieren una interconexión entre la Península Arábiga y el Levante Mediterráneo.

El conjunto C de Jebel Faya constituye el indicio más temprano de presencia humana moderna en la Península Arábiga (~125 ka). El conjunto es similar al de Asfet, Eritrea (Beyin, 2011).Los conjuntos B y A (90-40 ka) se interpretan como desarrollos locales. En contraste, los yacimientos situados fuera de la Cuenca del Golfo exhiben conexiones con el Levante y el Nordeste de África (Complejo Nubio) y sugieren una expansión de poblaciones nilóticas con tecnologías MSA. En suma, el cuadro es de mezcla de poblaciones de ascendencia africana, levantina y árabe. La Península parece haber sido un sumidero demográfico durante los periodos húmedos entre 125-75 ka, mientras que durante las condiciones áridas entre 75-15 ka los grupos de cazadores recolectores quedaron reducidos en refugios locales.

Tras repasar la historia de los hallazgos e interpretaciones, los autores proponen:
  • El emiriense es esencialmente una industria local del Levante Mediterráneo de transición entre el Paleolítico Medio y el Superior. Sus antecedentes no son totalmente conocidos y no se puede descartar alguna influencia de procedencia no levantina, que en ningún caso sería africana. Los autores sugieren una secuencia a partir de un musteriense Tabun D con estímulos externos procedentes de expansiones episódicas de poblaciones del complejo nubio arábigo entre 55-50 ka.
  • El ahmariense es una de las industrias de principios del Paleolítico Superior que producen hojitas y cuchillas para ensamblar. Hace 32 ka, estaba amplimamente extendido por todo el Levante Mediterráneo, desde el sur del Sinaí al noreste de Siria. Solo una definición demasiado amplia permitiría incluir en esta industria los hallazgos en el Cáucaso y el río Don. Los nuevos datos permiten considerar una continuidad entre emiriense y ahmariense.
  • El auriñaciense no entró en el Levante Mediterráneo desde las zonas áridas, ya que no existen conjuntos auriñacienses semejantes conocidos en el Sinaí, la Península Arábiga o el noreste de África.
Enlace
Comentarios en Dienekes