miércoles, 21 de mayo de 2014

El Viejo de La Chapelle-aux-Saints ¿fue enterrado intencionalmente?

Complejo de La Chapelle aux Saints e información estratigráfica. 
En 1908, Amédée y Jean Bouyssonie hallaron el esqueleto del Viejo de la Chapelle-aux-Saints (LCS 1) en el yacimiento Bouffia Bonneval, Suroeste de Francia. Este descubrimiento y otros posteriores (como Kebara 2 y Shanidar 4/6/8/9) reflejan prácticas funerarias complejas. Sin embargo, en las últimas décadas se han levantado numerosas críticas y dudas;  Los escépticos sostienen que estos descubrimientos han sido mal interpretados y que los enterramientos no pueden haber sido intencionados debido a una supuesta falta de capacidad simbólica de los neandertales.

Squelette en place lors de sa découverte de l'homme de la Chapelle aux saints
LCS1. Sepultura de La Chapelle-aux-Saints

A partir de 1999, William RenduCédric BeauvalIsabelle CrévecoeurPriscilla BayleAntoine BalzeauThierry BismuthLaurence BourguignonGéraldine DelfourJean-Philippe FaivreFrançois Lacrampe-CuyaubèreCarlotta TavorminaDominique TodiscoAlain Turq y Bruno Maureille, excavaron otras siete cuevas en la zona. En esta excavación, que se completó el año pasado, aparecieron nuevos restos humanos, junto con huesos de bisontes y renos.
  • Restos adicionales pertenecientes a LCS 1: Un segundo premolar superior derecho, un fragmento de escápula derecha, el extremo distal de la ulna derecha, el extremo distal del tercer metacarpiano izquierdo,la falange proximal del pulgar derecho, la falange distal del mismo pulgar y la extremidad distal del tercer metatarsiano izquierdo.
  • Restos de adulto: Un segundo premolar superior izquierdo y una raíz distal de un molar inferior permanente, que se añaden al M3 superior derecho que apareció en 1920.
  • Restos de individuos juveniles: Un incisivo central superior deciduo, un segundo molar superior derecho deciduo y un primer molar inferior deciduo. Pertenecen al menos a dos individuos.
Se identificó la fosa que contenía el esqueleto hallado en 1908 y fue estudiada en detalle:

  • No se puede afirmar categóricamente que la fosa fuera excavada para depositar al difunto, y podría haberse aprovechado un hueco natural (pero no una osera, ya que ni la cavidad ni la fosa tienen las dimensiones o condiciones adecuadas para la hibernación). Se modificó o amplió parcialmente una fosa que quizás existía previamente.
  • En lo referido al hecho del enterramiento, no hay dudas razonables: El análisis tafonómico de los restos humanos neandertales demuestra que debió ser enterrado tras su muerte, y el cuerpo no estuvo un tiempo significativo en espacio vacío (por la conservación del cráneo, conexiones anatómicas, falta de marcas de animales, etc.). Y, por otro, lado, el análisis de la fosa, comparada con el resto de los estratos, sugiere que fue rellenada rápidamente, por agentes antrópicos.


El Viejo de La Chapelle-aux-Saints. Reconstrucción del Museo del Hombre Neandertal. Fotografía por DEA, A. Dagli Orti/De Agostini/Getty Images

Harold L. DibbleVera AldeiasPaul GoldbergShannon P. McPherronDennis Sandgathe y Teresa E. Steele consideran sin embargo que el entierro intencional no es la explicación más parsimoniosa, ya que, en general, la existencia de un comportamiento simbólico entre los neandertales todavía no ha sido demostrada de forma clara y consistente. Además:
  • La excavación del esqueleto de La Chapelle está mal documentada y carece de datos contextuales detallados.
  • No se puede excluir que la fosa constituyese el nido de un oso marrón, como otras fosas similares presentes en la cueva. 
  • La fosa es mucho más grande que el cuerpo y sin embargo la cabeza apareció apoyada en una pared.
  • El relleno de fosa es el mismo que el del resto de la cueva.
  • No hay objetos funerarios ni rastros de rituales.
Yacimientos neandertales
Modos de vida de los neandertales 

LCS 1. En gris, restos recuperados en 1908. En rojo, en 2011.