domingo, 3 de noviembre de 2013

Las habilidades sociales y emocionales están estrechamente vinculadas en la ontogenia de los bonobos

Bonobos © Pascal Martin / Mi
Las habilidades sociales y emocionales están estrechamente vinculadas entre sí en el desarrollo humano, y ambas se ven afectadas negativamente por el desarrollo social perturbado. Para probar que esta interacción también se producen entre los bonobos (Pan paniscus) Zanna Clay y Frans B. M. de Waal recogieron medidas de comportamiento socio-emocional de individuos juveniles con diferentes orígenes de cría en una reserva forestal de la República Democrática del Congo.

La mayoría de los individuos eran huérfanos, pero algunos habían sido criados en la reserva por sus madres. Los autores observaron cómo los juveniles de distinta crianza respondían a los acontecimientos estresantes, cuando los afectados eran ellos mismos y cuando eran testigos del estrés y sufrimiento de los demás. La variable dependiente principal fue el consuelo mediante el contacto corporal. Los bonobos jóvenes mostraron la misma relación que en los niños entre la capacidad para regular sus propias emociones y las competencias sociales, como el desarrollo de la amistad y la preocupación por los demás. Los jóvenes criados por sus madres, se desenvolvieron mucho mejor que los huérfanos, lo que pone de relieve la importancia del vínculo madre-hijo.

Enlace
Reseña en Science Daily
Comentarios de Teresa Guerrero