miércoles, 3 de julio de 2013

El papel de la dehidroepiandrosterona (DHEA) en la evolución de la longevidad femenina

El ciclo ovárico aparece a la misma edad en las mujeres y las chimpancés, pero, al contrario que en nuestra especiem nuestras primas rara vez sobreviven a la llegada de la infertilidad.
Los estrógenos tienen un papel importante en la regulación de este ciclo. El esteroide dehidroepiandrosterona (DHEA) y su sulfato (DHEAS) se han identificado como biomarcadores del envejecimiento en los seres humanos y otros primates ya que su producción disminuye con la edad (adrenopausia). En las mujeres, los niveles a los sesenta años suelen ser 1/3 de los niveles de juventud.

James K. Blevins, James E. Coxworth, James G. Herndon, y Kristen Hawkes, han estudiado los niveles circulantes del sulfato de dehidroepiandrosterona (DHEAS) en chimpancés hembras en cautiverio y lo han comparado con los datos disponibles obtenidos en mujeres.
  • En los chimpancés, la disminución con la edad es más lenta, pero partiendo de un nivel mucho más bajo.
  • El mecanismo que subyace a la evolución de la longevidad femenina parece ser una relativa mayor  producción de DHEAS.