domingo, 26 de mayo de 2013

Aplicación a un diente neandertal de un nuevo método para conocer la edad al destete

La proporción de bario en las capas dentales permite conocer el momento en que cambiaron las prácticas alimenticias.
Christine AustinTanya M. SmithAsa BradmanKatie HindeRenaud Joannes-BoyauDavid BishopDominic J. HarePhilip Doble, Brenda Eskenazi y Manish Arora han aplicado a un molar datado en 100 ka, perteneciente a un infante de unos ocho años de edad, hallado en la cueva Scladina (Bélgica), una nueva técnica basada en la presencia del bario en la dentina y el esmalte, que permite conocer el momento de los saltos en las prácticas alimenticias a lo largo del desarrollo, ya que la leche materna contiene bario en proporciones relativamente altas.
En esta muela, los niveles de bario se elevan en las capas que se originaron entre el nacimiento y los siete meses de edad, debido a una alimentación exclusiva de leche materna. En las capas correspondientes a los siete meses siguientes, los niveles son intermedios indicando un suplemento de otras fuentes alimenticias. En la capa correspondiente a los 1,2 años de edad, la proporción de bario cae abruptamente.

Con una suela muestra, ninguna conclusión se puede establecer, pero si este mismo patrón se dedujera de estudios con ejemplares adicionales, ello indicaría un corto intervalo entre nacimientos y un ritmo rápido de desarrollo.
Pero es posible que estemos ante un caso atípico, ya que la lactancia en el sapiens tarda en retirarse sobre un año más, y esta diferencia parece demasiado grande.
Hay que  recordar que, según Trinkaus, el desarrollo dental de un niño neandertal de 8 años era comparable al de un niño sapiens de varios años más. Ana Mateos et al (2012) han confirmado una tasa de crecimiento mucho más lenta en neanderthalensis.