viernes, 26 de abril de 2013

Evidencia más antigua del forrajeo de animales sostenido en el tiempo

Figura 2 modificaciones de la superficie del hueso.
Huesos de animales con marcas de corte hallados en Kanjera Sur.
Joseph V. Ferraro, Thomas W. Plummer, Briana L. Pobiner, James S. Oliver, Laura C. Bishop, David R. Braun, Peter W. Ditchfield, John W. Seaman III, Katie M. Binetti, John W. Seaman Jr, Fritz Hertel y Richard Potts han estudiado tres grandes conjuntos zoo-arqueológicos bien conservados en Kanjera Sur, Kenya, datados en 2 Ma.

Han encontrado claras evidencias de que los homínidos olduvaienses adquierieron poco después de la muerte y procesaron numerosos y relativamente completos, pequeños cadáveres de ungulados. Por otra parte, tenían  acceso, al menos de forma ocasional, a los restos de extremidades de animales más grandes, del tamaño de ñus, en algún caso con al menos algo de carne adherida, y con abundancia desproporcionada de cabezas, un recurso de carroñeo con un alimento muy nutritivo en su interior, al que los carnívoros no pueden acceder.

El registro general de las actividades de los homínidos es consistente a través de la secuencia estratigràfica - que abarca cientos de miles de años - y proporciona la más temprana evidencia arqueológica de la participación de los homínidos sostenida en el tiempo en actividades de forrajeo de animales, con caza de pequeños ejemplares.


Dieta de los homínidos tempranos