miércoles, 14 de noviembre de 2012

Alimentación del Australopithecus bahrelghazali

Cena de lujo, si eres <i> Australopithecus bahrelghazali (Foto: Don Emmert / AFP / Getty Images) </ i>
Sabana. (Foto: Don Emmert / AFP / Getty Images)

Julia Lee-Thorp Andossa Likius, Hassane T. MackayePatrick Vignaud, Matt Sponheimer y
Michel Brunet.
Isotopic evidence for an early shift to C4resources by Pliocene hominins in Chad
Datos de isótopos de carbono muestran que los Australopithecus bahrelghazali eran dependientes de recursos derivados de plantas tipo C4, pastos y juncos, que no figuran en la dieta de los grandes simios. Los resultados sugieren un cambio temprano y fundamental en la ecología alimentaria homínida que facilitó la explotación de nuevos hábitats.

Australopithecus bahrelghazali, Brunet et al 1996.

Todos los datos acumulados señalaban el Este de África como la cuna de los homínidos. Por ello, el hallazgo en 1995 de una parte anterior de mandíbula con siete dientes de un australopitecino muy antiguo (Abel, en honor al fallecido antropólogo Abel Brillanceau, KT12/H1), de 3,5 Ma., en Koro Toro, Desierto Djurab, Chad, a 2.500 km del Rift Valley, significó un desafío para los modelos en uso. (Ver teoría East Side Story en el capítulo 2).
Asociada a la mandíbula, se halló un P3 maxilar (KT12/H2).
Rostro relativamente corto, con menor prognatismo. Sínfisis y dientes muy diferentes al resto de los homínidos. Sínfisis (región anterior de la mandíbula) vertical muy moderna desprovista de torus (característica de las mandíbulas Homo), parabólica. Parte anterior del mentón casi vertical y poco reforzada en la parte labial. Cuerpo de la mandíbula relativamente estrecho. Arcada dental ancha, corta, parabólica. Uso intenso de los dientes anteriores. Incisivos y caninos con coronas altas y largas raíces. Premolares con tres raíces. Esmalte grueso. El tercer premolar tiene dos cúspides y tres raíces, mientras que el cuarto premolar está molarizado. Los terceros premolares superiores presentan corona asimétrica y tres raíces. Precisamente el hecho de tener premolares con tres raíces lo diferencian claramente de afarensis, el cual presenta dos raíces. Además la forma de la mandíbula es distinta en ambas especies.

El hábitat correspondiente era bastante abierto dominado por pastos tropicales C4 y herbívoros pastadores. El análisis de isótopos de carbono presentes en los huesos revela una dieta basada en pastos y juncos C4 (Julia Lee-Thorp et al, 2012).

Con tan pocos fósiles, es imposible determinar la posición filogenética de la especie.
  • Spoor et al (2010) sugieren una relación con Kenyanthropus, debido a la similitud de su ortognatismo.
  • Josephine C.A. Joordens et al piensan que Australopithecus afarensis, una especie biológicamente exitosa, pudo llegar a la cuenca del Chad aprovechando un episodio húmedo.